El Rinzai Zen está marcado por el énfasis que pone en el Kenshō ("ver nuestra verdadera naturaleza", o iluminación) como puerta de entrada a la práctica budista auténtica, así como por su insistencia en muchos años de exhaustivo entrenamiento tras la iluminación para encarnar el libre funcionamiento de la sabiduría dentro de las actividades de la vida cotidiana. La formación centrada en los Kōan es una herramienta para este fin, que la escuela Rinzai desarrolló en gran medida; en general, la escuela Rinzai es conocida por el rigor y la severidad de sus métodos de entrenamiento.